domingo, 11 de noviembre de 2012


Soñé que íbamos con guardapolvo a la facultad. Así porque queríamos. Yo me ponía uno gris o marrón, como una de mis compañeras, la más alta. Otra iba con uno blanco. La ciudad era rara. Era Córdoba distorsión. Una de ellas tenía hermanas más chicas. Y la ciudad mutaba.