lunes, 4 de mayo de 2009

Hoy le puse también mostaza a un sánguche que hace como diez años que como y que siempre le ponía mayonesa nomás. (O sea, no es el mismo sánguche-objeto que empecé a comerlo hace diez años y que hasta ahora no paré. Se entiende, digamos... Es un sánguche que venden en Kefas que es de ternera, queso y tomate (en ese orden) y que hace como diez años que lo preparan ahí. O sea, no es que hace diez años que lo vengan preparando, tampoco. Sino que siempre es el mismo. El mismo tipo de sánguche, digamos). Y queda rico. Solamente que se resbala un montón el pan y es como más difícil comerlo. Me lo compré a la salida de la facultad porque los lunes salgo a las diez (de la noche) y no sé qué más se puede comer porque no cocino -no sé si porque no me gusta cocinar o porque soy muy lenta con toda la historia y me lleva demasiado tiempo y me empiezo a sentir como en un laberinto en cámara lenta tratando de escapar de un tipo que no sé por qué de pronto es malo y me quiere asesinar. Pero creo que sí me gusta a veces- y entonces la heladera está siempre vacía. Y me compro el sánguche.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

por eso cuando me propusiste irnos a vivir juntos te dije que no

M. dijo...

Claro. Por eso te lo propuse.
;-P

martín m. dijo...

y las pastas que me prometiste? entonces?

M. dijo...

Iban a ser de "La pasta di Luiggi", acá al frente del parque San Martín...
:-(

Anónimo dijo...

como que, o sea, nada, como que muchos comos, no? como que podrías haberte comido alguno, o sea...

Anónimo dijo...

ufa, che, encima hay que aporbarlo? habré COMO COMetido muchos errores?perdón señorita

M. dijo...

Como que no, che. Me alcanzaba con el sánguche.
:-P
Saludos.

Ferchu dijo...

Hay que saber que cambiar el aderezo de un sandwich, es una desición muy profunda. Un entramarse entre lo que fue sin mostaza y el nuevo sabor que surge de tamaña transgresión. Ya nada es lo mismo Meli, acabas de quebrar una de tus seguridades mas absolutas, años del mismo sabor no se tiran asi no más porque si.
Es posible que hayas estado bajo los efectos peligroso de ser la psicóloga de las oraciones, o Pablo, y por eso hayas decidido imprimirle a tu vida una acción contraria a lo que venía sucediendo, si antes fuiste pasiva al sabor, la textura y el color del sandwichs kefaniano; Ahora necesitaste dejar de ser la complemento agente de tu mutrición, para accionar sobre el contenido del empaquetado estandard. No fue el sabor lo que te motivo a hacerlo, sino tu desición de afirmar que sos vos la que juega tenis, y no el sandwichs que te devuelve una bolea.

M. dijo...

:-)
Hola, Ferchu! Usted siempre con sus profundos análisis profundos.
Pero, ¿quién es Pablo? ¿Quiso usted decir "Mario"?
;-)
Afectuosos saludos!