martes, 9 de septiembre de 2008

Y sino miren esto (Cualquier cosa en individual de papel madera de un típico bar) (Encima Sabina de fondo) (¡Y me lo traje!) (Tengo que parar)


(Va a haber que hacerle click también. Ya sabemos)

4 comentarios:

Veronika dijo...

Me encanta la espontaneidad de tus post. Me hacen sonreír, me recuerdan que la poesía empieza en la mirada.

Yo me llevo siempre servilletas de papel de los cafés, confiterñias, restaurantes... Garabateo en ellos y los guardo como recordatorios(por qué será que nunca confié en mi memoria, si solía ser muy buena).

Y poemas... Bueno, los he escrito en todo tipo de soporte: boletos de colectivo, envoltorios de golosinas, antebrazo, agenda, cuaderno de apuntes (espiralado y no, rayado o cuadriculado) e incluso en el vil dinero.

Saludos Meliza!


Verónika

M. dijo...

Gracias, Verónika!
Este post era como un reírme de mí misma, un poco. (Estaba con unos vasitos de cerveza encima y el escrito me salió así, totalmente incoherente. Ja). Pero después sí. Cualquier superficie escribible viene bien en caso de emergencia.
Besos!

Veronika dijo...

Yo quisiera haber podido decir que tenía vasitos de cerveza encima muchas veces... Pero la incoherencia de algunos de mis manuscritos nos tienen justificativos más que en mi propia locura, jajaja.
Quería avisarte que ya hice el post, cualquier correccón que quieras hacer, mandame un mail.

Hasta Luego!

Verónika

M. dijo...

Bueno, igual está bien. Son deslices que uno se puede permitir de vez en cuando, ¿no? (Digo, los vasitos y la propia locura. Jeje).
Qué bueno lo del post! Ahora me fijo.
Besos.